El 28% de las empresas han tenido que negociar la suspensión de sus empleados por la crisis
Ilustración: @Delmer Membreño.

El impacto económico provocado por la crisis del COVID-19 ha sido notorio y ante ello queda clara la necesidad de implementar acciones colectivas, así como adaptaciones y soluciones rápidas y proactivas.

Las organizaciones relacionadas a la industria, el comercio y el turismo del país y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras realizaron una encuesta rápida con el fin de conocer este impacto y las proyecciones empresariales.

Durante la semana del 30 de marzo al 5 de abril de 2020, se levantó una encuesta móvil para recolectar datos de la resiliencia empresarial a la crisis provocada por el coronavirus. La encuesta fue diseñada con base en el enfoque de resiliencia y los indicadores del Diagnóstico de Sistemas de Mercado de Honduras. Se validaron las respuestas a la encuesta de 1,178 empresas de 16 departamentos y 17 actividades económicas diferentes.

Los resultados demuestran que, en la última semana, en comparación con la semana anterior al inicio de la crisis, el 71% de las empresas no vendió nada y de las que sí lo hicieron, el 27% vendió entre el 50 y 75%.

El 28% de las empresas ha tenido que negociar la suspensión de sus empleados por la crisis, hubo una suspensión de aproximadamente 6% de los empleados permanentes y casi un tercio de los empleados temporales y por hora fueron suspendidos, según la información de las empresas entrevistadas. En general, el 11.14% de los empleados que mantenían su trabajo antes de la crisis, fue suspendido a causa de la crisis por COVID-19.

En el caso de las medidas adoptadas a raíz de la crisis, se encontró que una de cada tres empresa a nivel nacional, tiene parte de sus empleados trabajando desde casa, debido a la imposibilidad de realizarlo en su oficina o empresa. En promedio, las empresas aseguraron que el 12% de sus empleados ha logrado trabajar desde casa o a distancia.

Únicamente el 11% de las empresas ha vendido sus productos y servicios por Internet y de estas, un promedio reportó que un 40% de sus ventas totales en la última semana provino de esta modalidad, lo que puede indicar una posible falta de preparación e inexperiencia de las empresas para hacerle frente a una situación como la actual. Aunque una de cada cuatro empresas cuenta con servicio a domicilio de sus productos o servicios.

Lamentablemente, el 90% de las empresas detuvo la producción, distribución u oferta de sus productos/servicios. El 15.2% declaró que, dada la situación actual, se encuentra cerrando operaciones y casi un 30% asegura que puede llegar a operar menos de un mes antes de verse en la necesidad de cerrar. Por otra parte, el 40% piensa que el tiempo que podría sobrevivir su empresa antes de tener que cerrar sus operaciones es de 1 a 3 meses.

Cabe mencionar que el 78% de las empresas, conscientemente, han aplicado medidas de bioseguridad para operar luego del levantamiento de las restricciones (farmacias, restaurantes con servicio domicilio, supermercados, etc.).

La preocupación de los empresarios los ha llevado a tomar medidas de precaución para proteger sus intereses ante los problemas futuros relacionados con el COVID-19, por ello el 77% ya se encuentra en busca de un crédito o préstamo.

Lo positivo

El 94% de las empresas encuestadas confía en que puede recuperarse del choque por la crisis del COVID-19, 60% tiene la confianza de acceder a proveedores alternativos, 59% confía en cambiar o adoptar su producto/servicio principal y un 77% cree poder acceder a un financiamiento necesario.

Además, el 58% de las empresas identificó aprendizajes específicos causados por la actual crisis que ayudarán a su empresa a prepararse para futuras crisis, entre los que se encuentran, planificación de flujo de efectivo para necesidades de contingencia, proactividad, escenarios y planificación de riesgos, adopción de ventas en línea, entre otros.

Por otro lado, el 5.1% de las empresas consideran que no es posible que estén preparadas para una crisis así y 4.5% afirman que su modelo o tipo de negocio no tiene la capacidad de sobrevivir a un shock como este.

Afortunadamente, estas empresas manifiestan la existencia de maneras en que podrían cambiar su modelo de negocio como una forma de adaptación a la crisis del COID-19 y sus efectos, ya sea vendiendo en línea y ofreciendo servicio a domicilio (19.6%) u ofreciendo nuevos productos y servicios (12.7%). Únicamente el 14.5% no está seguro de cómo lo haría y requiere de asesoramiento.

De manera general, las empresas afirman que para hacerle frente a esta crisis requieren de financiación y autorización de operación otorgada por el Gobierno.

La investigación “Análisis de resiliencia empresarial COVID-19” surgió como una iniciativa de trabajo entre la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecamara), la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (Canaturh), el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), el Proyecto Transformando Sistemas de Mercado (TSM-USAID) en coordinación con la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) por medio del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES). Para conocer el estudio a profundidad, le invitamos a conocer la plataforma interactiva en el siguiente enlace: https://bit.ly/2Xn52Ml

resiliencia